10 razones por las que cambiar tu software de gestión empresarial

Share on LinkedInTweet about this on TwitterShare on Google+Share on FacebookEmail this to someone

Software contable

Al mismo tiempo que tu negocio aumenta su tamaño y complejidad, las herramientas que acostumbras a utilizar acaban por volverse obsoletas. En este punto, te encuentras ante un dilema: renovar tu antiguo programa de gestión o continuar el camino que conduce a clientes insatisfechos, menores ventas y el riesgo de quedarse atrás frente a la competencia. Pero, ¿cómo saber si ha llegado el momento de cambiar tu ERP? Si reconoces alguno de estos síntomas, es hora de hacer un cambio.

  1. El software de gestión implantado en tu empresa es mayor que los candidatos que solicitan un puesto de trabajo en tu empresa. Si recuerdas con alegría cómo tu software superó el temido efecto 2000 que supondría la caída de toda la informática y tecnología, entonces estás desfasado. Hoy en día los trabajadores nativos digitales esperan que la tecnología sea un soporte para poder innovar en el trabajo, no algo que les limite.
  2. Estás perdiendo ventas contra competidores con productos inferiores. No importa que seas el mejor si no puedes proporcionar información del stock en almacenes, información de cuentas, opciones de autoservicio o atención al cliente. Estas situaciones harán que los resultados esperados se tambaleen.
  3. Pasas más tiempo buscando información que planeando qué estrategia seguir para mejorar el negocio. Montaste un negocio buscando innovar y ofrecer algo nuevo a los consumidores, no para pasar horas buscando información en aplicaciones que ya han dejado de ser útiles. Si el hecho de planificar una estrategia de negocio está quedando relegado a un segundo plano, es el momento de avanzar a nivel tecnológico.
  4. Tus procesos de pedido aún necesitan un teléfono o un fax y no importa cuántos empleados contrates porque siempre hay más demanda de la que puedes soportar. La tecnología obsoleta no puede escalar para satisfacer la tasa de crecimiento de los negocios de hoy en día. Los clientes que no son atendidos de forma rápida y efectiva (o no pueden hacerlo por ellos mismos) acostumbran a no volver.
  5. Prefieres estar rodeado de peligros que someterte a una auditoría. Si no realizas una auditoría o analizas los flujos de trabajo para proteger los activos de la empresa y comprobar que cumples con las regulaciones de la industria, tu empresa podría estar en riesgo.
  6. Las fluctuaciones en la partida de flujo de efectivo hacen que uno se pregunte si es el azar quien controla las finanzas. ¿Cuántos detalles acerca de los gastos o pagos a cuenta quedan anotados en hojas de cálculo o en blocs de notas? Sin una visión precisa y completa de los gastos y cobros, es muy complicado tomar decisiones adecuadas. Son muchos los clientes que hasta que no se decidieron a implantar un ERP no eran capaces de obtener unas estadísticas concretas sobre ventas, pedidos, devoluciones, etc. Ahora, con la capacidad de analizar todos estos datos, tomar decisiones acertadas es mucho más sencillo.
  7. Estás casi seguro de que ese producto tiene que estar en algún lugar del almacén. Si tu sistema informático no es capaz de indicar el stock en el almacén y dónde está ubicado, piensa que no eres el único. Sorprendentemente, son muchas las empresas que aún trabaja con un inventario manual. Si tu software no te permite tener toda la información actualizada, es el momento de cambiarlo.
  8. Cada pequeña brecha en la seguridad te hace pensar que es cuestión de tiempo que ataquen todo el sistema. No puedes dormir pensando en todo el malware, back-ups, fraudes y brechas de seguridad. La idea de que les roben los portátiles y dispositivos móviles a tu equipo te hace pensar que es muy fácil acceder a toda la información confidencial o que no podrás recuperar los datos nunca más.
  9. Estás trabajando la contabilidad fuera del programa de gestión contable que utilizas. Los programas informáticos obsoletos no contemplan las modificaciones que se producen a nivel contable o resulta imposible realizar ciertos asientos más complejos. Sin una visión completa de los datos es muy complicado orientar el crecimiento de la empresa o tomar decisiones consecuentes a los objetivos a cumplir.
  10. Te mueres de envidia cuando observas a alguien gestionar su negocio desde su smartphone. Cuando para responder a los clientes necesitas ir hasta la oficina o llamar a otra persona para que te ayude, estás perdiendo eficiencia. Necesitas tener movilidad para ser capaz de responder a las nuevas oportunidades que puedan surgir sin importar dónde te encuentres.

Si te identificas con algunas de estas situaciones, es el momento de plantear un cambio y empezar a aprovechar todo lo que un ERP puede hacer por tu empresa. Y para ello, es imprescindible dar con la solución adecuada para cada tipo de negocio, que se adapte a las necesidades específicas de cada cliente. Microsoft Dynamics NAV hace posible que gestionen de forma integral todas las áreas de negocio desde una única plataforma intuitiva y fácil de utilizar.

Fuente: https://community.dynamics.com

 

Share on LinkedInTweet about this on TwitterShare on Google+Share on FacebookEmail this to someone

Acerca de Ekamat

Socio tecnológico especialista en la implantación del ERP Microsoft Dynamics NAV y CRM. Somos una empresa de servicios informáticos con más de 40 años de experiencia en el sector, nacida con vocación de ofrecer calidad y dedicación a nuestros clientes. Nuestro objetivo es mejorar el rendimiento de nuestros clientes, ofreciendo soluciones reales adecuadas a cada tipo de negocio.
Esta entrada fue publicada en Microsoft Dynamics Nav (navision). Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>